Gavilán 75. (1406) Capital Federal.
Tel 4633-7564 Tel/fax 4631-5864.
investigacion@cienciasdelasalud.edu.ar
www.cienciasdelasalud.edu.ar

Alerta: Meningitis | Reportaje televisivo al Dr. Claudio Santa María

El ABC de la meningitis.

¿Qué es la meningitis?

 La meningitis es la inflamación y o infección de las meninges.

La meningitis es una enfermedad infectocontagiosa grave, por su alta tasa de mortalidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), está ubicada entre las diez enfermedades principales del ser humano, y debe ser considerada una emergencia infectológica.

¿Qué son las meninges?

Las meninges son una membrana triple que envuelve a todo el sistema nervioso central, es decir al encéfalo y a la medula espinal. El encéfalo es el conjunto de órganos del sistema nervioso central que esta dentro del cráneo (cerebro, cerebelo, pedúnculos cerebrales, mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo), mientras que la medula espinal corre por dentro de la columna vertebral.

Las meninges son tres: duramadre (en contacto con el cráneo, es la externa), la  aracnoides o capa media y la piamadre o interna que esta en contacto directamente con el sistema nervioso central. Entre la piamadre y la aracnoides se encuentra el espacio llamado subaracnoideo, por donde circula el líquido cefalorraquídeo (LCR).

La meningitis es la inflamación y o infección de las meninges, que afecta a la piamadre, la aracnoides y al liquido cefalorraquídeo, por eso es una enfermedad muy grave, por que afecta al cerebro y a la medula espinal, pudiendo dejar secuelas neurológicas e incluso provocar la muerte.

¿Quién la produce? 

La meningitis es producida por múltiples gérmenes, siendo los más frecuentes las bacterias y los virus, aunque con menor incidencia también puede ser generada por hongos y parásitos.

Recordemos que los gérmenes o microorganismos son seres microscópicos, capaces de infectar al ser humano y que se clasifican en cuatro grandes grupos:

 I-bacterias, II-virus, III-hongos, y IV-parásitos.

Todos imposibles de ver con el ojo humano.

¿Por qué no los vemos?

Todos conocemos un metro, si lo divido en cien, obtengo un centímetro, si lo divido en diez, un milímetro. Ese el limite de resolución del ojo. Si a un milímetro lo divido en mil, obtengo un micrón. Las bacterias miden de 0,2 a varios micrones. Si tomo un micrón y lo divido diez mil veces obtengo un amstrong. Lo virus se miden en amstrong. Por lo tanto jamás puedo ver una bacteria o un virus, porque son mil o diez millones de veces mas chicos que lo puede ver el ojo.

Tipos de meningitis y quienes la producen

La meningitis causada por un virus, es más frecuente y por lo general la menos severa.

La meningitis bacteriana suele ser más severa y son comunes las complicaciones o secuelas (daños que permanecer de por vida), incluso en los casos más graves, puede comprometer la vida de la persona.

1-Meningitis bacteriana

·         Neumococo

·         Neisseria meningitidis

·         Haemophilus influenzae

·         Estreptococo grupo B

·         Escherichia coli, Kleibsiela, Enterobacter 

·         Listeria monocytogenes

·         Streptococcus pneumoniae

·         Treponema pallidum (sífilis)

·         Mycobacterium tuberculosis

2 - Meningitis vírica

  • enterovirus (tales como poliovirus, coxsaquivirus y ecovirus)
  • virus paperas (parotiditis)
  • virus de la inmunodeficiencia adquirida HIV
  • herpes simplex

3 - Meningitis por hongos

  • Hongos candida
  • Aspergillus
  • Cryptococcus neoformans

4 - Meningitis por parásitos

  • Amebas del genero Naegleria adquirida por inmersión de piscinas o lagos

¿Cuándo aparece?

Su aparición es más frecuente en invierno y primavera las de origen bacteriano, y en verano y otoño las de origen viral.

¿A quien afecta? 

Por lo común afecta a niños menores de un año y de entre 1 y 5 años, más que a adultos. Las estadísticas dicen que en períodos no epidémicos, el 25% de los afectados son menores de 1 año, el 50% menor de 3 años y el 80% menor de 15 años. 

¿Como se contagia?

Las dos formas más frecuentes de meningitis bacterianas - originadas por haemophilus influenzae y el meningococo -, afectan en especial a los niños menores de 5 años y, ambas, se trasmiten mediante las gotitas de saliva que se expelen al toser o por contacto con las secreciones nasales de las personas infectadas.
Los agentes que producen este tipo de meningitis se localizan, entonces, a nivel del tracto respiratorio y, por lo tanto, el contagio se produce a través de la saliva, de los distintos objetos que el niño comparte en el colegio o en la guardería y, también, a través de la tos y de todo lo que pueda contener secreciones respiratorias. La transmisión de la enfermedad se da de persona a persona, pero tienen que transcurrir de
4 a 6 horas de contacto en lugares cerrados y condiciones de hacinamiento para que se haga efectivo.

El único reservorio es el hombre.
Se transmite de persona a persona, a través de las secreciones respiratorias de un portador asintomático y en menor cuantía de un enfermo.

El contacto generalmente es cercano y prolongado.
Contacto cercano: incluye un miembro de la casa/ centro de cuidados diurnos/ jardines maternales/ colegio / universidades/ comunidades semicerradas en contacto con un paciente con enfermedad meningococcica, por más de 4 h. diarias, durante 5 días de la semana; o cualquier persona expuesta directamente a las secreciones orales del enfermo (compartir utensilios de comida o bebidas, besos, estornudar o toser, realizar maniobras de reanimación sin protección, etc.)
En los períodos interepidémicos, se encuentra en nasofaringe en un
1 a 15 % de la población. En los convivientes puede superar el 30%. Factores como la inhalación de humo (tabaco, biomasa, carbón, leña, etc.) y las infecciones virales o por mycoplasma, incrementan la portación. Se han descrito brotes de enfermedad meningocóccica siguiendo a epidemias de influenza A.
El hacinamiento favorece la diseminación de la enfermedad.
Hay  personas con mayor riesgo por ejemplo si poseen déficit de complemento, también la asplenia (falta de bazo), hipo o agammaglobulinemia e infectados con el VIH.
La inmunidad natural se desarrolla como resultado de la portación asintomática de meningococos tipificables y no tipificables. También la antigenicidad relativa de N. lactámica, presente en la faringe de los niños pequeños. Algunas cepas de E. coli y otras bacterias entéricas poseen polisacárido capsular y anfígenos celulares de pared, que son inmunológicamente similares o idénticos a los de
la Nm.
La enfermedad afecta principalmente a niños menores de 5 años.
Es potencialmente fatal y siempre debe considerarse como una emergencia Infectológica.
Puede ser epidémica, endémica o esporádica.

¿Cuáles son los síntomas de la meningitis?

Los síntomas de la meningitis varían en función del organismo que causa la infección. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • en lactantes (es posible que los síntomas no se puedan detectar fácilmente):
    • irritabilidad
    • fiebre
    • duermen más que lo habitual
    • mala alimentación
    • llanto fuerte
    • espalda arqueada
    • llanto al levantarlo o sostenerlo en brazos
    • llanto inconsolable
    • fontanela abultada (punto blando en la cabeza del lactante)
    • temperamento notablemente diferente
  • en niños de más de un año de edad:
    • dolor en el cuello y, o la espalda
    • dolores de cabeza
    • somnolencia
    • confusión
    • irritabilidad
    • fiebre
    • negarse a comer
    • disminución del nivel de alerta
    • convulsiones
    • fotofobia (sensibilidad a la luz)
    • náuseas y vómitos
    • rigidez del cuello

Los síntomas de la meningitis pueden aparecer después de varios días de resfrío y goteo nasal o diarrea y vómitos. Los síntomas de la meningitis pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la meningitis?

Lo más importante es el diagnostico precoz ante la sospecha, porque mejora el tratamiento y las posibilidades de sobrevida. Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para el diagnóstico de la meningitis pueden incluir los siguientes:

  • punción lumbar (punción raquídea) 
  • hemogramas
  • tomografía computarizada, entre otras determinaciones.

Tratamiento

El tratamiento es según indicación médica, es importante que lo siga un medico pediatra infectólogo. El diagnóstico precoz y la derivación oportuna brindan cada vez más posibilidades de curación con menos secuelas.

El tratamiento varía según se trate de:

- Meningitis viral: suelen ser de evolución favorable y como toda enfermedad viral no tiene tratamiento específico.

- Meningitis bacteriana o purulenta:  se realiza el tratamiento específico con antibióticos.

Prevención específica

Existe la vacuna cuádruple que incluye a la antihaemophilus, que protege contra una de las formas más graves de la enfermedad cuando es causada por el germen haemophilus influenzae tipo b. La misma es de aplicación obligatoria y forma parte del Calendario Nacional de Vacunación.

Dentro de las no obligatorias se encuentra la antimeningocóccica contra la meningitis producida por meningococo, y la antineumocóccica contra el neumococo.

 Aquellos que han tenido contacto directo con una persona con diagnóstico con meningitis deben concurrir a su médico y cumplir con las indicaciones que le recomiende el profesional.

La quimioprofiláxis (medicación antibiótica preventiva) sólo es necesaria en algunos tipos de meningitis bacteriana 

 La autoridad sanitaria es la responsable de la administración de antibióticos (quimioprofilaxis) de manera preventiva a las personas que hayan convivido con un paciente afectado por meningitis bacteriana.

 En este caso, la escuela puede participar en la citación y convocatoria de los contactos del alumno enfermo, facilitando la aplicación de esta medida. Por tal motivo, no se indica el cierre de los establecimientos educativos ya que de esa forma se favorece la pérdida de control sobre dichos contactos y la administración de quimioprofilaxis.

Salvo indicación específica de las autoridades sanitarias, la escuela no debe cerrarse.

MANEJO DE BROTES EPIDEMICOS

Se define brote de enfermedad meningocóccica, cuando la tasa de ataque es superior a 10 casos por 100.000 habitantes, en un área determinada, existiendo relación epidemiológica entre los casos y con predominio de un serogrupo, es mismo tipo de germen. Con vigilancia epidemiológica activa, también se considera brote cuando la tasa de incidencia, por edad, se duplica.

Los brotes pueden ocurrir:

1- En una entidad u organización: tres o más casos confirmados, presuntivos o probables, que aparecen en un período de 3 meses o menos, dentro de una misma entidad u organización, pero que no son contactos cercanos (Ej. colegios, universidades, cárceles, etc.).

2- En la comunidad: tres o más casos confirmados, presuntivos o probables, que ocurren en 3 meses o menos, que residen en la misma área y no fueron contactos cercanos (Ej. pueblos, ciudades, países).

De hecho, en algunas circunstancias estos dos tipos de brotes pueden presentarse simultáneamente.
Para la evaluación y el manejo de un brote de enfermedad meningococcica se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1) Reforzar la vigilancia activa:

En áreas donde la vigilancia para enfermedad meningococcica es pasiva, la notificación de casos puede ser incompleta o retrasarse. Cuando se sospeche un brote, rápidamente debe alertarse del mismo y solicitar la notificación inmediata de los casos nuevos.
En el país, es una enfermedad de notificación obligatoria, según ley 15.465.

2) Detección de casos y su confirmación bacteriológica

3) Tratamiento adecuado de los enfermos.

4) Administración de quimioprofilaxis y observación cuidadosa de los contactos

5) Investigar vínculos entre los casos.

6) Determinar si el brote sospechoso se relaciona a la comunidad o a una entidad u organización.

7) Definir la población de riesgo.

8) Calcular la tasa de ataque

9) Seleccionar el grupo para vacunar

RECOMENDACIONES DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACION PARA LA PREVENCION DE LA MENINGITIS

23/4/2008

 


El Ministerio de Salud de la Nación recomienda una serie de medidas de prevención de la meningitis para ser implementadas en las escuelas y otros ámbitos educativos.
Principales medidas a tener en cuenta para prevenir la meningitis

En el ámbito de la escuela se recomienda:

• Limpiar las instalaciones en forma diaria y poner énfasis en la desinfección de los pisos con lavandina diluida al 10 por ciento, equivalente a 1 litro de producto más 9 litros de agua.
• Limpiar y desinfectar los baños con lavandina diluida al 20 por ciento (2 litros de lavandina en 8 litros de agua).
• Ventilar los ambientes en forma diaria, convenientemente en el último turno de limpieza escolar.
• Tanto en los comedores como en las escuelas, jardines maternales y de infantes es importante evitar que los chicos compartan vasos, caramelos, toallas, chupetines, chupetes y demás utensilios que pudieran estar en contacto con la saliva.

¿Cómo prevenir la meningitis bacteriana?

• Taparse la boca y nariz con un pañuelo al toser o estornudar.
• Lavarse las manos con frecuencia durante el día.
• Evitar que los niños intercambien chupetes, mamaderas, juguetes, alimentos, lápices, tazas, cucharas y otros utensilios que habitualmente se llevan a la boca.
• Ventilar ropas y habitaciones, en especial las aulas.
• Controlar el estado alimentario y de salud de los niños.
• Mantener las vacunas al día.

 

 

COMO ACTUAR ANTE UN POSIBLE CONTAGIO


1-Cumplir con todas las recomendaciones. Es fundamental que todos los alumnos, docentes y padres conozcan la enfermedad y que hacer ante un posible caso.

2-Ante un posible caso, los padres deben avisar a la escuela.

3- Los directivos confirmado el posible caso, darán aviso al área programática del hospital, al que pertenece la escuela.

4-Comunicaran al Ministerio de Educación ó la Dirección General de Educación de Gestión Privada, para dar el alerta a escuelas vecinas, en un plan conjunto con el Ministerio de Salud.

5-Conformar un comité de crisis, con especialistas que evaluaran la situación y tomaran las medidas pertinentes.

Este trabajo es un primer borrador preeliminar. No debe tomarse como una guía completa, porque son los primeros apuntes dada la importancia del tema.

Fue elaborado por el Instituto Superior de Ciencias de la Salud, y su rector el Dr. Claudio Jorge Santa María.

Bibliografía

Insectología, Lasala-Lopez. Editorial Ateneo

Pagina Web Ministerio de Salud de la Nación, de la Ciudad de Buenos Aires, de la Sociedad Argentina de Pediatría, entre otras fuentes.

Prof. Dr. Claudio Jorge Santa María
Rector