16-06-2009

 

 

"Estamos ante la oleada inicial"

 

Advertencia del director del Instituto Superior de Ciencias de la Salud frente al aumento de casos

"Estamos ante la oleada inicial de esta gripe que recién empezó." Claudio Santa María, director del Instituto Superior de Ciencias de la Salud, considera que debe mantenerse la guardia levantada frente a la epidemia del virus A (H1N1) porque todavía no mostró su real cara en la Argentina. 

"Es como tener alojado a un asesino en casa, no hay que descuidarse", graficó en diálogo con LA NACION. Y agregó: "Por ahora se mostró como un virus leve, pero puede ser mucho más grave cuando llegue al segundo cordón del conurbano". 

Para Santa María, que colabora con el Ministerio de Educación porteño, no se tomó conciencia de la gravedad de una medida como el cierre de los colegios. Por eso no se contuvo la gripe. "El aislamiento hubiera frenado la expansión", comentó. 

Santa María es concreto al pedir el aislamiento voluntario de las personas enfermas: "Es la forma de cortar la cadena de transmisión, porque el virus sólo puede vivir en el aire no más de unas pocas horas y en ambientes cerrados. Se dio el 70 por ciento de los contagios en las escuelas porque las aulas no tienen buena ventilación. Como decían las abuelas, para prevenir hay que abrir las ventanas y dejar que entre el sol". 

Capacidad de respuesta 
La preocupación de Santa María por la posible irrupción del virus en el conurbano bonaerense tiene que ver con la capacidad de respuesta social en niveles de población de bajos recursos. 

"Hasta el momento, el virus atacó principalmente a chicos con familias en buenas condiciones socioeconómicas y que cuentan con medicina privada, con hábitos de nutrición saludables y con información sobre esta epidemia. Distintos pueden ser los casos si la gripe llega a lugares con precarias condiciones sociales", comentó. 

"Los contagios van a cruzar con fuerza la General Paz, hay que estar preparados para esa situación -agregó-. Lo importante es no abandonar las medidas de prevención. En esta etapa lo recomendable es atender especialmente a los pacientes con complicaciones, porque los recursos logísticos y humanos no alcanzarían para atender a todos." 

Para reconocer los casos sensibles que necesitarían tratamiento "habría que tomar en cuenta: pacientes con fiebre superior a los 39 grados en forma constante durante tres días al menos; incapacidades respiratorias; aparición de vómitos o diarreas; alteraciones de la conciencia, o mucosidad que se vuelve amarillenta o verdosa", explicó Santa María, que estableció un seguimiento de las recomendaciones en la página web del Instituto Superior de Ciencias de la Salud. 

La idea de priorizar la atención de los enfermos tiene que ver con las capacidades de respuesta que tiene el sistema sanitario, ya que frente a la circulación del virus de la gripe A en paralelo con el de la gripe estacionaria no habría forma de descubrir una u otra variante de manera inmediata. 

"El primer protocolo, que indicó la atención con medicamentos a pacientes confirmados y sospechosos, además de a su grupo familiar, sería hoy imposible de cumplir", explicó Santa María. 

 

http://www.inversorsalud.com.ar/i160609-aa.htm#"Estamos%20ante%20la%20oleada%20inicial