Santa María, C.J.1

1Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud.

Resumen

La marihuana es usada desde la antigüedad con diferentes fines, pero actualmente se ha incrementado por diferentes técnicas de cultivo y preparación la concentración de su principio activo el THC y de los diferentes cannabinoides, lo que trae aparejado dificultades serias para la salud. Su uso es tan masivo, que la consumen más de 126 millones de personas, siendo la droga más consumida en el mundo y se observa de manera alarmante una creciente demanda de tratamientos por su adicción, así como por sus consecuencias en la salud.

Si bien los estudios realizados sobre los efectos sobre la salud en los años 1960 y 1970 donde la concentración de marihuana era de 10 mg de THC, fueron benignos sobre sus complicaciones, actualmente la concentración de los cigarrillos de marihuana ha subido entre 150 hasta 300 mg de THC, lo que genera alteraciones leves, moderadas y severas en el sistema nervioso central y en diferentes órganos y sistemas del cuerpo.

Por esta razón hacemos una recopilación de la información científica disponible hasta la actualidad sobre las consecuencias para la salud en el uso de la marihuana

Palabras claves: Marihuana. Uso. Consecuencias. Salud. Concentración

Does marijuana affect health?

Abstract

Marijuana is used since ancient times for different purposes, but actually increased their consumption by different cultivation techniques and preparation concentration of its active ingredient THC and the different cannabinoids, which brings about serious health problems. Its use is so massive, that consume more than 126 million people, the most used drug in the world and is seen alarmingly growing demand for treatments for addiction and its consequences on health.

While studies on the effects on health in the 1960s and 1970s where the concentration of marijuana was 10 mg of THC were benign on its complications, currently the concentration of marijuana cigarettes has risen between 150-300 mg THC, which causes mild, moderate and severe alterations in the central nervous system and various organs and body systems.

For this reason we do a compilation of the available scientific information to present about the consequences for health in the use of marijuana.

Key words: Marijuana. Use.Consequences.Health. Concentration

1 - Introducción

Una tarde de domingo, en el año 1965, Adolfo almacenero que trabajaba de lunes a lunes, dejo a su mujer Albertina en el negocio y llevo a nadar a sus dos hijos en una pileta a las afueras de la Ciudad de Buenos Aires, sobre una ruta llamada Camino de Cintura o Camino Negro. La pileta tenía el nombre “Arco Iris”. Adolfo no sabía nadar, pero quería que sus hijos, no tuvieran miedo al agua. Soñaba que pudieran nadar y lo hicieran bien. Él que era grandote, medía 1,82 mts. y pesaba más de 100 kg se subía a los hombros a sus hijos y los llevaba a la parte honda, hasta donde hacia pie, para que ellos pudieran aprender sin temor a nadar y que no tuviesen miedo del agua. Los sostenía con sus manos y los hacia patalear. Hoy ambos crecieron y saben nadar normalmente.

Para saber si la marihuana tiene efectos sobre la salud, me voy a subir en los hombros de los investigadores, de médicos, toxicólogos y científicos para poder ver un poco más allá, de este interrogante que desde hace años muchos se preguntan.

Nos meteremos en el agua, para zambullirnos en la discusión sobre las consecuencias y los riesgos para la salud en el uso de la marihuana. De allí que se torna necesario, con una perspectiva científica, revisar los conocimientos actuales sobre esta droga usada masivamente y sobre la cual la sociedad muestra cierta tolerancia, llegando varios países a legalizar su consumo.

1.2. Su Orígen

La marihuana proviene de la planta Cannabis Sativa, es una especie herbácea con propiedades psicoactivas. Actúa sobre el sistema nervioso central y genera cambios en sus funciones. Es originaria de las cordilleras del Himalaya. Se ha utilizado durante miles de años como planta medicinal, con registros escritos que datan de 2.737 a.C., como psicotrópico (cualquier sustancia natural o sintética, capaz de influenciar las funciones psíquicas por su acción sobre el Sistema Nervioso Central S.N.C.), y como un recurso de carácter espiritual. Su fibra tiene usos variados, incluyendo la manufactura de vestimenta, cuerdas, textiles industriales y papel. El aceite de sus semillas se puede usar como combustible y en la preparación de alimento del ganado.

“Marihuana es un término genérico empleado para denominar a los cogollos (su parte más importante y apretada) de esta planta, que son sus flores femeninas; y al hachís (su resina), extraído del procesamiento de los tricomas glandulares (pequeños pelos vegetales que secretan sustancias), que sintetizan y acumulan altos contenidos de cannabinoides.

Por sus propiedades psicoactivas, es una de las pocas plantas cuyo cultivo se ha prohibido o restringido en muchos países.

La especie se clasificó por primera vez por Cárolus Linnaeus en 17531 Cannabis es el nombre científico en latín de la planta del cáñamo y el epíteto sativa en latín significa ‘cultivada’. Cannabis sativa es la única especie del género Cannabis y dentro de ella se encuadran tres subespecies: Cannabis sativa ssp. sativa, Cannabis sativa ssp.indica y Cannabis sativa ssp. ruderalis. Existen a su vez múltiples variedades e híbridos de Cannabis sativa.

1.3 - Composición

La marihuana es una mezcla de color verde, marrón o gris de partes desmenuzadas y secas, con hojas, tallos, semillas y flores de la planta conocida como cáñamo (Cannabis sativa). Se puede enrollar y fumar como un cigarrillo, o en una pipa. A veces se mezcla en alimentos, o se inhala utilizando un vaporizador.

La “sin semilla”, el hachís, y el aceite de hachís son las variaciones más potentes de la marihuana. Contiene varios alcaloides o principios activos en sus hojas, flores y tallos. Estos son los cannabinoides. La droga activa de la marihuana es TCH que el delta -9- tetrahidrocanabinol, y “contiene además 400 sustancias activas, dentro de los cuales 60 son del grupo de los cannabinoides. Los cannabinoides son sustancias que suelen tener una estructura carbocíclica con  21  carbonos  y  están  formados  generalmente  por  tres  anillos,  ciclohexeno,  tetrahidropirano y benceno. Los principales cannabinoides son '9-tetrahidrocannabinol ('9-THC o THC), '8-tetrahidrocannabinol ('8-THC), cannabidiol (CBD) y cannabinol  (CBN).  Otros  cannabinoides  presentes  en  la  planta  son  el  cannabicromeno  (CBC),  cannabiciclol  (CBL),  cannabigerol  (CBG),  monometileter  del  cannabigerol (CBGM),  cannabielsoina  (CBE),  cannabinodiol  (CBND),  cannabitriol  (CBT),  dehi-drocannabifurano  y  cannabicitrano,  que  aparecen  en  cantidades  diferentes  según  la  variedad  de  cannabis  sativa  valorada2.

1.4. Fuentes de los cannabinoides

El contenido de THC varía enormemente entre diferentes fuentes y preparaciones de cannabis. Durante los últimos 20 años, el cultivo sofisticado (como el hidropónico) y las técnicas de cría de plantas han aumentado considerablemente la potencia de los productos del Cannabis. En los años ´60 y ´70, ccc 10 mg de THC en promedio. Actualmente, puede contener alrededor de 150 mg de THC, o 300 mg si se mezcla con aceite de hachís. Por lo tanto, el fumador actual de cannabis puede estar expuesto a dosis de THC muchas veces mayor que su contraparte en los años ´60 y ´703. Este hecho es importante, ya que los efectos del THC se relacionan con la dosis, y la mayor parte de la investigación sobre el Cannabis se llevó a cabo en la década del ´70, utilizándose dosis de 5 a 25 mg de THC, “la cantidad del THC en la marihuana ha aumentado gradualmente en las últimas décadas”4

2 - Mecanismo de acción

El efecto de la marihuana depende de la potencia y concentración del THC, como así del contenido y concentración de los diferentes cannabinoides.

¿De qué otros factores dependen los efectos?:

A-   La experiencia anterior del usuario con la droga;

B-   El tipo de cannabis;

C-   Su contenido de THC;

D-   La forma de ingreso, si se fuma o se come;

E-    La experiencia y expectativas de quien la fuma;

F-    El ambiente en el que se usa;

G-   Si consume alcohol u otras drogas;

H-   Intervalo entre las dosis: uso, abuso, adicción o consumo: ocasional, habitual o crónicamente.

2.1 - ¿Cómo se sabe si alguien ha estado fumando marihuana?

“Si alguien ha estado fumando marihuana puede que:

• Parezca estar mareado(a) y que tenga problemas al caminar;

• Parezca tonto y ría sin razón alguna;

• Tenga los ojos rojos e irritados; y

• Tenga dificultad con la memoria.

Al desaparecer los efectos, después de algunas horas, puede ser que la persona sienta mucho sueño”5

2.2 - Tiempo de permanencia de la marihuana en el organismo

La THC de la marihuana se absorbe profundamente en los tejidos grasos de varios órganos del cuerpo. Por lo general, se pueden encontrar restos de THC en los exámenes regulares de orina hasta varios días después de que la persona fumó marihuana. Sin embargo, en el caso de los que fuman mucha marihuana crónicamente (fumadores crónicos), se pueden encontrar restos de la sustancia incluso varias semanas después de que la fumaron. Entre 6 a 11 semanas con consumo excesivo6.

2.3 - Farmacocinética de los cannabinoides

La farmacocinética de los cannabinoides (es la rama de la farmacología que estudia los procesos a los que una sustancia es sometida a través de su paso por el organismo) fueron citados por Agurell y Maykut y sus colaboradores en 1985/6.

“Alrededor del 50% del THC”3, en una mezcla de hierba de cannabis es inhalado en el humo principalmente, casi la totalidad de éste se absorbe a través de los pulmones, que entra rápidamente en el torrente sanguíneo y llega al cerebro en cuestión de minutos. Los efectos son perceptibles en cuestión de segundos y completamente evidentes en unos pocos minutos.

La biodisponibilidad después de la ingestión oral es mucho menor; “las concentraciones en sangre alcanzadas son del 25 al 30%”3, en parte debido al metabolismo de primer paso en el hígado. El inicio del efecto se retrasa de 0,5 a 2 horas, pero la duración se prolonga debido a la continua absorción más lenta en el intestino.

Una vez absorbido, el THC y otros cannabinoides se distribuyen rápidamente a todos los otros tejidos en tasas dependientes del flujo de sangre (ver gráfico 1). Debido a que son muy solubles en lípidos, los cannabinoides se acumulan en los tejidos grasos, alcanzando concentraciones máximas en 4-5 días. A continuación, se liberan lentamente de nuevo en otros compartimientos del cuerpo, incluyendo el cerebro. Debido a la captura de carbono en grasa y la lenta eliminación del tejido, la vida media del THC es de unos 7 días, y la eliminación completa de una sola dosis puede tardar hasta 30 días7. Claramente, con dosis repetidas, los niveles altos de los cannabinoides se pueden acumular en el cuerpo y continuar para alcanzar el cerebro. Dentro del cerebro, el THC y otros cannabinoides se distribuyen diferencialmente, alcanzan concentraciones elevadas en las áreas neocorticales, límbicas, sensoriales y motoras.

Gráfico 1. Relación entre la distribución en el tiempo de THC en el cuerpo y su concentración en porcentaje. Tomado de Nahas, 19758.

En el gráfico 1 se observa la distribución de THC en el organismo, después de una administración única en los tejidos, en el plasma y en el cuerpo. Nótese la desaparición 'bifásica' en el plasma. La fase rápida (en minutos) indica una absorción rápida del fármaco por los tejidos que contienen grasa. La fase lenta (en días) muestra la liberación de THC por estos tejidos8.

Los cannabinoides son metabolizados en el hígado. Un metabolito principal es 11-hidroxi-THC que es posiblemente más potente que el propio THC y puede ser responsable de algunos de los efectos de Cannabis. Adicionalmente, más de 20 metabolitos son conocidos, algunos de los cuales son psicoactivos, y todos los cuales tienen vidas medias largas que pueden alcanzar varios días. “Los metabolitos se excretan, en parte, por orina (25%), pero principalmente en el intestino (65%) de la que se reabsorben, prolongando aún más sus acciones”3. Debido a las características farmacocinéticas de los cannabinoides - tanto el secuestro en grasa y la presencia de metabolitos activos - hay una muy mala relación entre las concentraciones de plasma u orina y el grado de intoxicación cannabinoideinducida.

2.4 - Farmacodinamia de los cannabinoides

La farmacodinamia es la rama de la farmacología que estudia la acción de las sustancias y sus efectos en el organismo. Los cannabinoides ejercen su efecto mediante la interacción con los receptores de cannabinoides endógenos específicos9. Los receptores de cannabinoides neuronales se denominan receptores CB1 y se han hallado en ratas, cobayos, perros, monos, cerdos y en el cerebro y nervios periféricos humano. Un segundo receptor de cannabinoides, el CB2, fue identificado por Munro y otros en 1993, en los macrófagos en el bazo y también está presente en otras células inmunes. La distribución de los receptores CB1 es muy similar a la de THC inyectado e incluye a la corteza cerebral, áreas límbicas (incluyendo hipocampo y la amígdala), los ganglios basales, el cerebelo, el tálamo y el tronco cerebral3.

El descubrimiento de los receptores de cannabinoides, naturalmente, estimuló la búsqueda de un ligando endógeno con el que interactúan de forma natural los receptores. Tal sustancia se aisló del cerebro de cerdo por Devane en 19923.

Se encontró que es químicamente diferente de los cannabinoides de la planta: es un derivado del ácido araquidónico de ácido graso (araquidoniletanolamida) en relación con las prostaglandinas. Esta sustancia endógena fue denominada anandamida, que tiene una alta afinidad por los receptores CB1 y posee la mayoría de las acciones de THC. De este modo, el mecanismo del opio, los receptores opiáceos y opioides endógenos se repite ahora con el cannabis, los receptores cannabinoides y amadamadas.

3 - Marihuana: situación mundial actual

Según el Informe mundial de drogas 2015, “hay indicios de que el número de personas que necesitan tratamiento por consumo de cannabis está aumentando en la mayoría de las regiones. Los datos de que se dispone indican que ha aumentado el número de consumidores de drogas que padecen trastornos relacionados con el consumo de cannabis; además, cada vez hay más datos que apuntan a que el cannabis podría ser más perjudicial. Ello se refleja en el elevado porcentaje de personas a quienes se administra tratamiento por primera vez por trastornos relacionados con el consumo de cannabis en Europa, América del Norte y Oceanía. Según la escasa información disponible, el cannabis ocupa el primer lugar entre los tipos de drogas por cuyo consumo se administra tratamiento en África.”

“Los avances en las técnicas de cultivo de la planta de cannabis y el uso de determinadas cepas seleccionadas genéticamente han producido un aumento en el número de cosechas, y un mayor rendimiento y potencia del cannabis. La potencia del cannabis, que suele medirse por el grado de concentración de THC (Δ9-tetrahidrocannabinol, el principal ingrediente psicoactivo del cannabis), ha ido aumentando en muchos mercados durante el último decenio, lo que ha dado lugar a una preocupación cada vez mayor respecto de la capacidad del cannabis para ocasionar problemas de salud graves”10. La cifra total de consumidores de drogas ilícitas “se calcula en 246 millones de personas, que equivale al 5% de la población mundial entre 15 y 64 años de edad11. “La evidencia sugiere que más consumidores de drogas están sufriendo de trastornos por consumo de cannabis, y que el cannabis puede ser cada vez más perjudicial, como se refleja en el alto porcentaje de personas solicitando tratamiento por primera vez en varias regiones del mundo12.

El cannabis (marihuana) es la sustancia ilícita más consumida (162 millones de personas).Se calcula que entre 130 y 190 millones de personas la fuman al menos una vez al año13.

Varios países de la región, entre ellos el Brasil, Chile, Colombia, el Ecuador y el Uruguay, están debatiendo y promulgando nuevas leyes, decisiones y resoluciones sobre el uso del cannabis, desde regulaciones para el cultivo de plantas de cannabis y la importación de medicamentos que contienen cannabidiol para uso médico en algunos países, hasta la regulación más elaborada de un mercado del cannabis con fines no médicos, como sucede en Uruguay14.

4 - Desarrollo

¿Afecta la salud la marihuana?

Las consecuencias para la salud:

4.1 - A corto plazo o agudos

-Aumenta el ritmo cardiaco

-Falta de coordinación y el equilibrio

-Reflejos y reacciones más lentos de lo normal

-Deteriora la memoria a corto plazo

-Deteriora la atención, el juicio y otras funciones cognitivas, como el aprendizaje.

-Efecto dura 2 o 3 horas, puede sentir sueño o hambre

4.2 - Efectos a largo plazo o crónicos

-Puede llevar a la adicción
-Aumenta el riesgo de la tos crónica, la bronquitis y el enfisema
-Aumenta el riesgo de cáncer en los pulmones, más toxico que el tabaco 5 thc= 20 tabaco

-Afecta el embarazo y el amamantamiento

-Deteriora el cerebro, la memoria, la percepción, el raciocinio y la habilidad motriz.

-Falta de motivación

4.3 - Efectos sobre la salud en general

El cannabis afecta a casi todos los sistemas del cuerpo. Combina muchas de las propiedades del alcohol, los tranquilizantes, los opiáceos y alucinógenos; es ansiolítico, sedante, analgésico, psicodélico. Estimula el apetito y tiene muchos efectos sistémicos. Además, su toxicidad aguda es extremadamente baja, no hay muertes directamente causadas por el uso de cannabis en forma aguda, nunca se ha informado. Si por manejar bajo los efectos de la marihuana.

“La investigación epidemiológica durante los últimos 10 años sugiere que el uso regular de cannabis durante la adolescencia y en la edad adulta puede tener efectos adversos. Estudios epidemiológicos, clínicos y de laboratorio han establecido una asociación entre el consumo de cannabis y  resultados adversos. Los efectos adversos más probables incluyen un síndrome de dependencia, mayor riesgo de accidentes en la conducción de vehículos motorizados, deterioro de la función respiratoria, enfermedad cardiovascular, y los efectos adversos que implican el  uso regular en el desarrollo psicosocial de los adolescentes y sobre la salud mental”15.

Efectos de la marihuana sobre la inmunidad: supresión de la actividad de las células asesinas naturales humano mediante delta-9-tetrahidrocannabinol. El THC, fue probado por su capacidad para modular la función de las células asesinas naturales humanas (NK). THC fue tóxico para linfocitos de sangre periférica en 20 mg / ml, pero no a 10 mg / ml o menos. Este componente de la marihuana también fue inhibitorio para la actividad de NK contra K562, una línea celular de tumor humano, en concentraciones de hasta 5 mg / ml, cuando se pre-incubaron con las células efectoras. La supresión de la función NK fue dependiente de la concentración de THC y la duración del tiempo de pre-incubación; pero fue independiente de la relación del efector a las células objetivo. Las prostaglandinas no estuvieron involucradas en la supresión de la actividad NK16.

Cambios crónicos inflamatorios y precancerosos en las vías respiratorias, han sido evidenciados en los fumadores de cannabis; y los más recientes estudios de casos y controles, muestran un aumento del riesgo de cáncer de las vías respiratorias, que es proporcional a la cantidad de consumo de cannabis.

“Varios estudios indican que la relación epidemiológica entre el consumo de cannabis y la esquizofrenia representa probablemente un papel causal del cannabis en la precipitación de la aparición o la recaída en la esquizofrenia”17.

“Una relación más débil pero significativa entre el cannabis y la depresión ha sido hallada en diversos estudios de cohortes; pero la naturaleza de esta relación aún no está clarificada.

Una gran cantidad de evidencia demuestra ahora que la dependencia de cannabis, tanto desde lo conductual como desde lo físico, se produce en el 7-10% de los usuarios habituales; y que la primera aparición de su uso, y en especial del consumo semanal o diario, es un fuerte predictor de la futura dependencia”17.

Los deterioros cognitivos de diversos tipos son fácilmente demostrables durante la intoxicación aguda por cannabis, pero no hay evidencia adecuada disponible todavía para permitir una decisión en cuanto a si las pérdidas funcionales de larga duración o permanentes, pudieran resultar del uso excesivo y crónico en adultos. Sin embargo, un pequeño pero creciente cuerpo de evidencia indica efectos sutiles pero aparentemente permanentes en la memoria, procesamiento de la información y las funciones ejecutivas, en los hijos de mujeres que consumían cannabis durante el embarazo. “En total, la evidencia indica que el uso pesado habitual de cannabis conlleva riesgos importantes para el consumidor individual y para el sistema de salud”17.

Efectos cardiovasculares de la marihuana y Δ9-tetrahidrocannabinol (THC) aumentan la frecuencia cardíaca y ligeramente la presión arterial ligeramente en posición supina, y,  en ocasiones,  producen una marcada hipotensión ortostática. Los efectos cardiovasculares en animales son diferentes, con bradicardia e hipotensión como la respuesta más típica. Se incrementa el gasto cardíaco y la resistencia vascular periférica y hay una disminución del máximo rendimiento del ejercicio físico. La tolerancia a la mayor parte de los efectos cardiovasculares inicial aparece rápidamente. Con la exposición repetida, la presión arterial en posición supina disminuye ligeramente, desaparece la hipotensión ortostática, aumenta el volumen de sangre, el ritmo cardiaco se ralentiza, y las respuestas circulatorias al ejercicio y la maniobra de Valsalva se ven disminuidos, en consonancia con la reducida actividad simpática y la mejorada actividad parasimpática. El sistema endo-cannabinoide parece importante en la modulación de muchas funciones vasculares. Efectos cardiovasculares de la marihuana no están asociados con problemas graves de salud, para la mayoría de los usuarios jóvenes y sanos, aunque se habla de infarto de miocardio ocasional, accidente cerebrovascular y otros eventos cardiovasculares adversos. Fumar marihuana por personas con enfermedad cardiovasculares plantea riesgos para la salud debido a las consecuencias del aumento del trabajo cardíaco como resultado, el aumento de los niveles de catecolaminas, la carboxihemoglobina e hipotensión postural.

“Los usuarios habituales mostraron un significativamente mayor deterioro que los usuarios poco frecuentes de marihuana en las funciones de atención / ejecutivas, como se evidencia especialmente por la mayor perseverancia en la tarjeta de clasificación y el aprendizaje de las listas reducidas de palabras”18. Estas diferencias se mantuvieron después de controlar los posibles factores de confusión, tales como los niveles estimados de funcionamiento cognitivo premórbido, y para el uso de alcohol y otras sustancias en los dos grupos. El alto consumo de marihuana se asocia con efectos neuropsicológicos residuales, incluso después de un día de abstinencia supervisada de la droga. Sin embargo, queda abierta la cuestión de si este deterioro se debe a un residuo de la droga en el cerebro, un efecto de la retirada de la droga, o un efecto neurotóxico franco de la droga.

Los efectos endocrinos de la marihuana, en los modelos en animales han demostrado que la administración de cannabinoides ha alterado de forma aguda múltiples sistemas hormonales, incluyendo la supresión de los esteroides gonadales, hormona de crecimiento, prolactina y hormona tiroidea, y la activación del eje hipotálamo-pituitaria-adrenal. Los efectos en los seres humanos han sido inconsistentes, y las discrepancias están dadas probablemente debido en parte al desarrollo de la tolerancia. Las consecuencias a largo plazo del uso de la marihuana en los seres humanos sobre los sistemas endocrinos siguen sin estar claros.

“Los resultados revelan que los cannabinoides derivados de hierba de cannabis interactúan con los sistemas cannabinoides endógenos en el cuerpo”3. La acción sobre receptores específicos del cerebro causan deterioros, relacionados con la dosis, de la actividad psicomotriz con implicaciones para conducir automóviles, trenes, aviones, y con  el rendimiento académico. Otros componentes del humo de cannabis traen riesgos en la salud respiratoria y cardiovascular similares a los de humo de tabaco. Se concluyó que el cannabis no es, como se percibe ampliamente, una droga inocua, sino que plantea serios riesgos para el individuo y para la sociedad.

4.4 - Embarazo y marihuana

“Los doctores recomiendan que las mujeres embarazadas no usen ningún tipo de drogas, ya que podrían afectar al feto. Un estudio en animales ha conectado el uso de la marihuana a la pérdida del feto durante los primeros meses del embarazo. Otros estudios muestran que hay más problemas conductuales durante la infancia y los años pre-escolares en los niños cuyas madres fuman marihuana. En el colegio, es más probable que estos niños tengan problemas para tomar decisiones, con su memoria y de concentración. Los investigadores no están seguros si los problemas de salud causados por haber sido expuestos tempranamente a la marihuana continuarán cuando los niños se conviertan en adultos. Sin embargo, ya que partes del cerebro continúan desarrollándose durante la adolescencia, también es posible que ciertos tipos de problemas aparezcan al madurar el niño”19.

5 - Conclusión

“Algunos estudios muestran que cuando un individuo ha fumado marihuana en cantidades grandes por años, la droga daña sus funciones mentales. El uso de la marihuana afecta las partes del cerebro que controlan la memoria, la atención y el aprendizaje. Para que una persona pueda aprender y desempeñar tareas simples, es necesario que tenga una capacidad normal de memoria reciente”20.

Como el cerebro y el sistema nervioso central siguen desarrollándose hasta los 21 y los 25 años, toda droga que se ingiera antes de los 21 años, sin duda alterara la neuroplasticidad y el desarrollo del sistema nervioso, generando consecuencias en la salud de la persona.

Uno de los hijos de Adolfo, el almacenero que enseño a nadar a sus hijos, ahora es padre de Natalia. Un día llevo a su hija a la casa de su papá, para que aprendiera a plantar árboles. Tomaron diferentes semillas, hicieron varios pozos, los cubrieron con tierra y luego regaron con abundante agua.

Adolfo y su hijo se pusieron a charlar, y se fueron a la cocina a tomar unos mates mientras recordaban gratos momentos. Pronto notaron que había demasiado silencio, preocupados buscaron a Natalia.

La encontraron de rodillas frente a uno de los pozos donde habían plantado las semillas.

Su padre le pregunto: ¿Qué haces hija?

Y ella sonriendo feliz le contesto: “Papá, estoy esperando a que crezcan”…

Tal vez los daños a la salud de la marihuana, que la sociedad hoy minimiza, solo se verán a largo plazo, pero son tan reales como esa semilla, que tiene en su interior la vida de un árbol, es solo cuestión de tiempo y de sus factores desencadenantes.

6 - Bibliografía

1. Wikipedia. Cannabis sativa [En línea]. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Cannabis_sativa. Consultado Abril 13, 2016.

2. Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. Guía Básica sobre los Cannabinoides [En línea]. Disponible en: http://www.seic.es/wp-content/uploads/2013/10/guiab%C3%A1sicacannab.pdf. Consultado Abril 15, 2016.

3. Heather Ashtone, C. Pharmacology and effects of cannabis: a brief review. British Journal of Psychiatry 2001; Feb 178(2):101-106.

4. Mehmedic Z, Chandra S, Slade D, et al. Potency trends of Δ9-THC and other cannabinoids in confiscated cannabis preparations from 1993 to 2008. J Forensic Sci 2010; 55(5):1209-1217.

5. Pololeos ¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la marihuana? [En línea]. Disponible en: http://www.pololeos.com/espanhol/biblioteca/marihuana/marihuana6.html. Consultado Marzo 30, 2016.

6. National Institute on Drug Abuse. ¿Qué es la marihuana? ¿Existen diferentes tipos de marihuana? [En línea]. Disponible en: http://www.pololeos.com/espanhol2/biblioteca/marihuana/joventext.html. Consultado Marzo 30, 2016.

7. Maykut, MO. Health consequences of acute and chronic marijuana use. Progress in Neuropsychopharmacology and Biological Psychiatry 1985; 9, 209-238.

8.Nahas, GG.(1975) Marijuana: toxicity and tolerance. In ed. RW Richter. Medical Aspects of Drug Abuse. Baltimore, MD: Harper & Row; 1975. p. 16-36

9. Devane,WA, Dysarz, FA, Johnson, MR, et al (1988) Determination and characterisation of a cannabinoid receptor in rat brain. Molecular Pharmacology 1988; 34, 605.

10. UNODC. Informe Mundial sobre las Drogas 2015. [En línea]. 2015. Disponible en: http://www.ipu.org/splz-e/unga16/drug-report-s.pdf. Consultado Abril 14, 2016.

11. ONU. Informe de la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. [En línea]. 2013. Disponible en:  https://cbtelevision.com.mx/mas-de-240-millones-de-personas-consumieron-drogas-en-2013-onu/. Consultado Marzo 17, 2016.

12. UNODC. Informe Mundial sobre las Drogas 2015 encuentra estable el consumo de drogas, y el acceso a tratamiento por Drogas y VIH aún bajo. [En línea]. 2015. Disponible en:https://www.unodc.org/mexicoandcentralamerica/es/webstories/2015/informe-mundial-sobre-las-drogas-2015.html. Consultado Marzo 17, 2016.

13. CINU. Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas. [En línea]. 2013. Disponible en:   http://www.cinu.mx/eventos/observancia/dia-internacional-de-la-lucha-2/Consultado Marzo 17, 2016.

14. Amaya, S. Los tratados de fiscalización internacional de drogas no exigen la guerra contra las drogas. Diario La Nación. 02 de Marzo de 2016. Disponible en: http://www.lanacion.com.ar/1875747-los-tratados-de-fiscalizacion-internacional-de-drogas-no-exigen-la-guerra-contra-las-drogas. Consultado Marzo 18, 2016.

15. Hall, W, Degenhardt, L. Adverse health effects of non-medical cannabis use. The Lancet 2009; 374,9698,1383–1391.

16. Specter, SC, Klein, TW, Newton, C, Mondragon, M, Widen, R, Friedman, H. Marijuana effects on immunity: Suppression of human natural killer cell activity by delta-9-tetrahydrocannabinol. International Journal of Immunopharmacology 1986; 8, 7: 741-745.

17. Kalant, H. Adverse effects of cannabis on health: an update of the literature since 1996. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry 2004 ; 28, 5,849–863.

18. Pope Jr, H.G. & Yurgelun-Todd, D. The Residual Cognitive Effects of Heavy Marijuana Use in College Students. JAMA 1996; 275,7,521-527.

19. NIH. National Institute of Drug Abuse. ¿Afectará al bebé si su madre fuma marihuana durante el embarazo? [En línea]. 2015. Disponible  https://www.drugabuse.gov/es/afectara-al-bebe-si-su-madre-fuma-marihuana-durante-el-embarazo. Consultado Marzo 30, 2016.

20. The National Institute on Drug Abuse. [En línea]. 2014. Disponible http://www.umbral.mx/umbral/articulo/240-LA_MARIHUANA_INFORMACIA_N_PARA_LOS_ADOLESCENTES. Consultado Abril 12, 2016.

PD:1 Colaboró en la búsqueda bibliográfica el Mg. Fernando Laiño, investigador principal de la Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud.

PD:2 Se puede estimular a los receptores cannabinoides y a los circuitos de placer mediante el amor, los besos, las caricias, la comida, el encuentro con amigos, el ser solidario, hacer bien el trabajo, bailar, reír y un sinfín de acciones que usted puede completar.

Prof. Dr. Claudio Santa María

-Médico. U.B.A. Universidad de Buenos Aires.
-Periodista Científico. Fundación Campomar
-Profesor en Medicina. Universidad del Salvador.
-Especialista en Gestión y Políticas Universitarias del MERCOSUR. Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

-Rector de la Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud

Yerbal 1885. Ciudad de Buenos Aires

CP 1406- Argentina

054-11- 46324845     054-11- 46005321

Twitter @drclaudiosalud

rector@cienciasdelasalud.edu.ar

www.cienciasdelasalud.edu.ar